Mi habitación

Hace unas semanas tanto Iris como yo estamos bastante enganchadas a Pinterest. Para quien no lo conozca, es una página web cuyo fin es hacerte encontrar la inspiración. Te permite guardar y organizar en álbumes fotos que te den inspiración, además de ver lo que suben otros usuarios y guardarlos en tus ábumes. Además, lo que creo que diferencia a esta web de otras similares, es que Pinterest mantiene todo enlazado con sus fuentes. Entonces, con una simple foto puedes tener acceso casi instantáneo al patrón, al tutorial, a las directrices para crearla, o para tener algo parecido.
Cada uno elige los tablones que quiere tener y para qué, y cada uno los organiza como quiere. Pero creo que no exagero si digo que la inmensa mayoría de usuarios tenemos uno o más tablones dedicados solamente a cómo querríamos que fuese nuestra casa, o concretamente, nuestra craft room. Y se pueden encontrar maravillas allí dentro. Armarios, cajas, estanterías, mesas, bolsas, organización, paredes de pizarra para pintar y despintar... hay habitaciones para volverse loca y soñar durante años.
Por ejemplo:



Pero todo son sueños, la mayor parte tenemos que crear en una habitación-dormitorio normal, la mayor parte de nosotras ni siquiera podemos permitirnos tener una habitación solo para manualidades (aunque en un futuro la tendré). Yo ni siquiera me puedo permitir una habitación cómoda en la que organizar mis cosas de manualidades. Soy estudiante y me mudo a cada curso, no puedo andar cargando con muebles o cajas. En mi habitación en la casa de mi padre más o menos tengo las cosas organizadas, pero tampoco se acerca a una craf room.
Así que estoy indignada, y de ahí viene la idea de hacer esta entrada. Somos muchas las que creamos, y creamos bien (quiero pensar) sin tener semejante espacio. Tener una mesa de 2x2 metros te facilita las cosas para cortar telas, tener un sillón comodísimo hace que ganchillar sea más placentero... pero no son imprescindibles. Yo siempre he tejido estando sentada en mi cama o en el escritorio.
Y tampoco solamente quien tenga habitaciones de ensueño puede enseñarlas en fotos y hablar de cómo tiene todo organizado. Así que hoy os traigo mi habitación, pronto esperamos que Iris pueda traerse la suya. No es una craft room que inspira solo de entrar, ni siquiera es un sitio cómodo en el que ponerse a tejer, pero es lo que tengo. Y no me va mal.

Photobucket


1.Mi primera foto impresa. Es el primer poster de los que voy a poner en esa pared (esta semana me dan el segundo, un poco más grande). Desde el momento de sacar esa foto supe que quería tenerla colgada en mi habitación, y ahí está. En mi Flickr se puede ver en tamaño grande. No es perfecta en cuanto a técnica, pero tiene mucha importancia sentimental para mí.

2.Mis mantas. No creo que haya un piso de estudiantes en el que se pase calor, así que estas mantas son importantes para poder abrigarme durante el invierno y poder estar un poco más cómoda a la hora de tejer, estudiar o lo que sea.

3.La funda de mi cámara. Se medio coló en la foto, porque acaba de sacar la cámara. Una de las cosas que más me motivan también es la fotografía, aunque todavía me queda mucho por aprender.

Photobucket

5.Mi caja con lanas y la bolsa de Lanas Stop. Dentro de la bolsa estoy guardando el Proyecto Navidad, del que prometo que hablaré cuando esté regalado, porque es un encargo un poco secreto y no se sabe quién puede leer esto. Bajo la bolsa tengo la caja donde guardo las lanas que no estoy usando ni planeo usar en poco tiempo, además de fieltro, agujas, hilos, y esas cosas. Tras la bolsa tengo los libros grandes que no pongo en la estantería por miedo a que ceda: el primer tomo de The Walking Dead y el Quijote.
En la mesilla de noche se ve que tengo un libro. Para los curiosos, es Doña Perfecta, de Galdós. Y ahora llegamos a lo interesante.

4.El rincón de mi cobaya. Jaula, su mesa, y bajo ésta el trasportín, comida, toallitas, pienso y todas sus cosas. Me hace compañía, me quiere y me anima cuando estoy decaía, una de las cosas que hay en mi habitación que más me inspiran y motivan.

Photobucket

6.Rincón de amigurumi. Bajo ese montón de bolsas, tengo mi primera caja de manualidades. Ahora mismo guarda un par de telas para cuando tenga cómo coserlas y diferentes cosas para más manualidades (pinceles, pintura de telas, papel para calcar, guías para hacer lazos, etc.). Encima hay dos bolsas de tela, en las ques guardo los amigurumis ya terminados, o los que están muy cerca de estar terminados.
Encima de todo esto tengo la bolsa con fibra para rellenar los amigurumi. No tengo mejor sitio para ponerla, ahí no molesta y no se cae. Tras la bolsa contra el armario y sujetos por las bolsas, aunque están tapados, tengo rollos de papel: papel de regalo, pósters que tengo sin colgar, las cartulinas para las cajas de luz, etc. Delante hay algo que no se aprecia muy bien; es mi estuche de agujas.

7.Carpetas con cosas de clase. Ahí tengo todas las carpetas que no son de las clases que estoy usando a diario, además de patrones, todo lo que tenga que ver con el amigurumi (facturas, mails y más papeleo). También tengo un par de revistas.

8.Estantería de filóloga. Los libros que actualmente tengo y que espero usar para clase. Usaré más a lo largo del curso, pero recurriré a la biblioteca.

9.Peluches. Los peluches que me acompañan en todos los pisos (también el que estaba sobre la cama), además de la caja con los restos de lana, que en vez de tirar, guardo; algún día les daré uso.

10.Las cajas mágicas. En estas dos cajas de lata guardo las cosas bonitas que normalmente las de Pinterest exponen. Entre las dos cajas tengo el celo, cintas, los ojos de seguridad, las anillas de llavero, las bases de broche, los metros, las bolsas de plástico, los botones... todas las piecitas pequeñas sueltas que se pueden usar para decorar o completar los amigurumis. Las cajas no son las más bonitas del mundo, pero son cómodas para guardar todo esto. Encima tengo a Jack, un skelanimal conejo que conseguí en el Expotaku de este año, el alfiletero y las tijeras.

11.Lana accesible. Bolsa de tela donde tengo los amigurumis a medio hacer y la lana que voy a usar en poco tiempo. El resto está en la caja. Además, ahí se ve una aguja de ganchillo, con una bufanda que estuve haciendo el otro día y que está pendiente de rematar.

No hace falta tener una gran habitación para poder crear. Hay que organizarse como se pueda, y buscar la inspiración, que no vive dentro de una habitación. Cada uno puede montarse la suya como mejor le venga o mejor pueda. Algún día la mía crecerá, pero de momento con esto me voy arreglando.
Si algún lector tiene Pinterest, que avise y nos agregamos :)
Y perdonad por la entrada larguísima, era algo que creo que necesitaba decir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ahora que has llegado hasta aquí... ¿tienes algo que añadir o comentar? ¡Me encantaría escucharlo!